El color del diente depende de cada persona, viene determinado genéticamente, es como el color de pelo o de ojos.

undefined

Hay muchos factores que influyen en la alteración del color, como el envejecimiento; el fumar en exceso; la poca higiene oral; abusar de alimentos que tiñen los dientes, como el café, el vino tinto… ;medicamentos; padecer alguna enfermedad sistémica, etc.

 

¿Qué determina el color de nuestros dientes?

El esmalte, la capa mas superficial del diente, por el contrario de lo que pensamos, no es la que nos da el color, sino que es la dentina, la siguiente capa, la que lo determina. El esmalte prácticamente es transparente.

Cuando hay cambios de color en el diente, es en la superficie, y suelen aparecen manchas debido a agentes externos que tiñen la película superficial; es en esta película donde actúan las pastas dentífricas. Por lo tanto, no tienen capacidad de penetrar mas allá; entre otras cosas porque el lavado dental es breve.

 

¿Los dentífricos blanquean nuestros dientes? 

A todos nos gustaría tener los dientes blancos y relucientes, por eso compramos pastas de dientes con efecto blanqueador. Pero según un estudio de la OCU, que ha analizado 13 de estos productos blanqueadores y dos normales, se ha comprobado que no cambia nada o muy poco el color de los dientes.

Por otro lado, lo mejor seria que estos dentífricos tuvieran una baja abrasividad, para no producir sensibilidad, ya que los pacientes los usaran diariamente, pero no todos reúnen los requisitos mínimos.

Algunos de los distintos ingredientes de ciertas pastas dentífricas están en el punto de mira, ya que debería haber mas estudios que nos indiquen si los beneficios son mayores que los riesgos.

Por ejemplo, el triclosan, un antibacteriano que esta presente en ciertas pastas. Se suele añadir para prevenir la gingivitis, pero se empieza a ver que puede alterar el sistema hormonal y que contribuye a aumentar las resistencias bacterianas

Los pacientes que tengan aftas o ulceras, deberían evitar el sodium laurylsufate. Y los que tengan alergias a ciertos aromatizantes, que lean bien los ingredientes, porque por ejemplo el limonene, suele estar presente en muchos dentífricos.

Lo que si sabemos que es beneficioso para las pastas, porque esta demostrado, es el flúor, lo que llaman fluoride. Que nos va a ayuda a reforzar el esmalte y hacerlo mas resistente. La concentración recomendada es entre 1000 y 1450ppm para adultos y niños a partir de 7 años.

 

¿Cual sería la pasta de dientes ideal?

Lo ideal es que una pasta pueda limpiar bien siendo lo menos abrasiva posible; como se ha visto en el estudio, las pastas normales limpian igual de bien que las blanqueadoras.

Pero ni la limpieza ni la abrasividad, guardan relación con la blancura. Según se ha visto con estos dentífricos, el cambio de color ha sido casi nulo.

 

Métodos blanqueantes

A parte de las pastas, en el mercado podemos encontrar productos que aclaran los dientes con los mismos compuestos que los que se usan en la consulta odontológica, pero a menos concentración.

Los dos métodos que se suelen encontrar son: con férulas o tiras impregnadas con gel blanqueador, que tenemos que llevar durante horas y varios días para conseguir un efecto blanqueante. El riesgo que corremos con este métodos es que el producto entre en contacto con la encía o nos lo traguemos y pueda provocar picor, escozor y quemazón.

Y la otra opción que es un gel blanqueador con luz para potenciar la acción. Se suelen proteger las encías y se coloca el gel en los dientes durante un tiempo con la activación de luz. Este ciclo se podría repetir dependiendo de lo que nos indique el profesional, siempre controlando la sensibilidad que pueda provocar.

 

Es importante para no dañar los dientes, que consultemos con el odontólogo nuestro caso, porque no todos somos iguales.